INFORMAMOS.NETINFORMAMOS.NET - PARA QUIENES VIVEN LA INFORMACION
  PARA QUIENES VIVEN LA INFORMACION

NOVEDADES  EMPRESARIALES     -    TECNOLOGIA      -   SALUD     -    CULTURA      -   TELECOMUNICACIONES         -

Colombia                                                    2017

index_telecomunicaciones2_boton.jpg

index_tecnologia2_boton.jpg

index_empresarial2_boton.jpg

index_cultura2_boton.jpg

wpeF0.jpg (1167 bytes)

wpeED.jpg (1226 bytes)

index_turismo2_boton.jpg

index_principal3_boton.jpg

CONTACTENOS

INFORMAMOS.NET

Multimedios Publicitarios & Merchandising

 

mpm_boligrafo_vendome1

 

mpm_boligrafos_promocionales_ppal

 

souvenirs_1.jpg

 

INFORMAMOS.NET

 

llaveros_ppal.jpg

 

mpm_mug_pocillos_ppal

 

paraguas_ppal.jpg

 

wpe10B.jpg (3070 bytes)

 

wpe10C.jpg (2273 bytes)

 

wpe110.jpg (2206 bytes)

 

wpe114.jpg (2111 bytes)

 

wpe119.jpg (1412 bytes)

 

variedades_porta_cds_fabric2_ppal.jpg

 

mpm_puerto_usb_pp

 

mpm_set_dardos_ppal

 

mpm_gorras_ppal

 

mpm_radios_ppal

 

mpm_calculadoras_ppal

 

mpm_portatarjetas_ppal

 

mpm_mug_pocillos_ppal

 

mpm_portadocumentos_ppal

 

mpm_chaquetas_ppal

INFORMAMOS.NET

No se acostumbre a vivir con afanes y con una vejiga muy activa. Solo el 15 % consulta al médico buscando tratamiento para la Vejiga Hiperactiva a pesar de sufrir en silencio por síntomas incómodos

  • Vejiga Hiperactiva,17 millones de personas la padecen en Estados Unidos, mientras en Europa la cifra puede ascender a 50 millones y en Latinoamérica completarse unos 15 millones de afectados

La frecuente necesidad de ir al baño (ocho veces o más, en 24 horas); los repetitivos y repentinos deseos de orinar, incluso mientras duerme, y la pérdida involuntaria de orina son algunas molestias con las cuales muchas personas terminan acostumbrándose a vivir por creer que son propias de la edad cuando en realidad son señales de la vejiga de alguna enfermedad tratable.

En general se conoce con el nombre de vejiga hiperactiva al conjunto de afecciones que causan las molestias descritas y es más frecuente de lo que se puede creer. "La Vejiga Hiperactiva por pena no es un tema que se aborde con libertad, ni siquiera en la consulta médica, solo el 15 % consulta al médico afirma el Dr. Mauricio Plata Urólogo de la Fundación Santa Fe". Pese a ello, se estima que en Estados Unidos la pueden padecer unos diecisiete millones de personas, mientras en Europa la cifra puede ascender a cincuenta millones y en Latinoamérica completarse unos quince millones de afectados.

Las consecuencias de la vejiga hiperactiva van desde el ámbito social hasta el sexual, no sin pasar por el sociológico, el doméstico y el físico, y en general implica la disminución de la interacción social, depresión, sueño alterado, ausentismo laboral y evasión de actividades físicas, aspectos que, obviamente calan en la autoestima de quien la sufre.

Cómo identificar y tratar la vejiga hiperactiva:
"Desde los 15 años he vivido con la necesidad de orinar cada poco tiempo, a veces cada media hora, y de noche me levanto varias veces. Hace seis meses, mi médico me dijo que padecía vejiga hiperactiva. Me recetó unas pastillas y me mandó unos ejercicios de entrenamiento para la vejiga. Ahora voy al baño cada dos horas". El testimonio de Inés Núñez, de 39 años de edad refleja la realidad de quienes han sufrido por vejiga hiperactiva. Durante más de veinticuatro años soportó la afección y un sencillo tratamiento le ha permitido ganar calidad de vida.

Lo primero que se debe saber es que la vejiga es el órgano encargado de acumular la orina como resultado de la actividad de los riñones y cuando se copa su capacidad, la orina se elimina a través de la uretra, la cual es un conducto que desemboca por delante de la vagina en las mujeres y que recorre dentro del pene en los hombres. En los adultos, la vejiga se desocupa por un control consciente, manejado por el cerebro, de modo que se pueda efectuar en el momento y lugar correspondientes.

La vejiga experimenta un ciclo de llenado de orina y luego otro de vaciamiento. A medida que se llena, la pared de la vejiga se distiende lentamente para adaptarse al volumen creciente de orina. Esto normalmente da como resultado, el deseo de orinar cuando la vejiga está llena aproximadamente por la mitad (entre 150 y 200 ml aproximadamente), momento en el que la mayoría de las personas va al baño.

Cuando la vejiga necesita ser vaciada, su pared muscular -el músculo de la pared de la vejiga (músculo detrusor), - se contrae y el esfínter uretral, que sella la entrada a la uretra, se relaja. Esto permite que la orina sea eliminada del organismo. La cantidad de veces que la vejiga necesita ser vaciada varía de una persona a otra.

Tener control sobre la vejiga implica que se puede postergar la necesidad de ir al baño hasta que sea conveniente o posible y que no pierde orina involuntariamente. Los síntomas de la vejiga hiperactiva se producen por unas contracciones involuntarias del músculo de la pared de la vejiga que causan la pérdida del control, de modo que no se puede postergar el momento de ir al baño o incluso se tienen pérdidas involuntarias de orina.

No hay un estrato de población que sufra los rigores de esta disfunción más intensamente. El perfil del paciente no está muy definido. Generalmente las mujeres lo sufren más que los hombres. Otro grupo de riesgo son las personas de edad avanzada. Algunas personas suelen mostrar los síntomas a partir de los 40 años aunque lo más frecuente es su aparición a partir de los 60.

Otras afecciones:
Existen otras afecciones que pueden causar o contribuir a la aparición de síntomas similares a los de la vejiga hiperactiva. Esto incluye las afecciones del tracto urinario inferior, como las infecciones del tracto urinario o la falta de estrógeno, los efectos colaterales de ciertas drogas, así como las afecciones que ocasionan un aumento de la producción de orina, como por ejemplo la diabetes. La incontinencia por desborde también puede causar síntomas similares a los de la vejiga hiperactiva. El desborde puede ser causado por una vejiga hipoactiva o por obstrucción, como el agrandamiento de la próstata o Hiperplasia Prostática Benigna (HPB).

La hiperplasia benigna de próstata o agrandamiento de próstata llega a presentar en los hombres síntomas secundarios como fuertes y frecuentes deseos de orinar, que pueden llegar a confundirse con los síntomas de vejiga hiperactiva, sin embargo, la HPB puede ocasionar titubeo, chorro de orina decreciente durante la micción, y sensación de evacuación incompleta de la vejiga, pero sólo el médico puede determinar el diagnóstico exacto, en especial porque el hombre puede sufrir tanto de vejiga hiperactiva como de HPB.

Por otra parte, una infección del tracto urinario (ITU) puede irritar la vejiga provocando micciones frecuentes y fuertes y repentinos deseos de orinar. Sin embargo, a diferencia de la vejiga hiperactiva, una ITU se caracteriza por un fuerte ardor durante la micción y por le general requieren ser tratadas con antibióticos.

Tratamiento para la vejiga hiperactiva
Algunas personas encuentran falsas soluciones, como recurso para ocultar o sobrellevar su problema, quienes sufren de vejiga hiperactiva terminan utilizando vestimentas oscuras y holgadas, para ocultar las toallas absorbentes o pañales para adultos, portando una muda de ropa, rechazando invitaciones sociales por sentir vergüenza de ir al baño con frecuencia, eligiendo un asiento cercano al baño, negándose ir a lugares nuevos por desconocer la ubicación de los baños, reduciendo los viajes, incluso evitando las relaciones sexuales por la ansiedad y la vergüenza de las posibles pérdidas de orina.

Otros utilizan pañales o apósitos absorbentes (paños para incontinencia) para ayudarlos a controlar su problema. Sin embargo, los apósitos para incontinencia no tratan la causa del problema. Por consiguiente, no son un sustituto del tratamiento médico.

Por su parte, los tratamientos que más frecuentemente utilizan los especialistas son:

Tratamiento farmacológico:
- Medicamentos combinados con el reentrenamiento de funcionamiento de la vejiga, el cual tiene como fin, ayudar a ampliar los intervalos entre las idas al baño.

El medicamento Tolterodina (1) ha sido específicamente desarrollado como un novedoso agente terapéutico para el tratamiento de pacientes con vejiga hiperactiva que presentan frecuencia, urgencia y/o incontinencia por urgencia.
Los diferentes estudios de eficacia y seguridad han demostrado positivos resultados en la disminución de síntomas para el tratamiento de la vejiga hiperactiva

Es importante tener en cuenta que además de los buenos recursos farmacológicos que se ofrecen en el mercado, conviene tener presentes algunas recomendaciones que contribuyen a facilitar la disminución de las molestias.

En general se trata de adquirir nuevos hábitos que permitan una más efectiva retención de la orina. Para ello, los expertos recomiendan:

- Espaciar gradualmente el lapso transcurrido entre las visitas al baño. Si son cada hora, se debe hacer un esfuerzo para que sean cada hora y cuarto, una vez logrado ese aumento, se debe buscar aumentar en otros 15 minutos y así sucesivamente hasta alcanzar un intervalo entre visitas al baño que resulte más cómodo.

Otra alternativa es la llamada estrategia de las ganas en 6 pasos:

  • Interrumpa lo que está haciendo y quédese donde está. Si es posible, tome asiento, o permanezca de pie y sin moverse. Permanezca inmóvil, ya que de esta manera le resultará más fácil controlar sus ganas.
  • Contraiga rápida y repetidamente los músculos pélvicos inferiores. No los relaje entre una y otra contracción.
  • Relaje el resto de su cuerpo. Respire profundamente un par de veces para ayudarse a relajarse y liberar la tensión
  • Concéntrese en eliminar las ganas de orinar
  • Espere hasta que las ganas cedan
  • Diríjase al baño a paso normal. No se apure. Continué comprimiendo los músculos pélvicos inferiores mientras camina

Adicionalmente, se debe tener en cuenta que la dieta puede afectar los síntomas significativamente, por ello, conviene limitar la ingesta de bebidas que causan un aumento en la producción corporal de orina, como café, té, bebidas cola, chocolate o alcohol. Además, se deben beber cantidades normales de líquidos (de 6 a 8 vasos por día). Se debe evitar la ingesta de bebidas al menos dos horas antes de acostarse y se recomienda consumir alimentos ricos en fibra, como fríjoles, pasta y pan de harina integral.

En todo caso, lo importante es consultar al médico, urólogo o ginecólogo para tener un manejo adecuado con un diagnóstico preciso y su respectivo tratamiento.

 

(1) Es un medicamento, consulte con su médico.

TELECOMUNICACIONES / EMPRESARIAL | TECNOLOGIA
SALUD | CULTURA
CONTACTENOS | PRINCIPAL

 

 

 

 

Todos los derechos reservados 2017 - Bogotá, D.C. - Colombia - Suramérica