INFORMAMOS.NETINFORMAMOS.NET - PARA QUIENES VIVEN LA INFORMACION
  PARA QUIENES VIVEN LA INFORMACION

NOVEDADES  EMPRESARIALES     -    TECNOLOGIA      -   SALUD     -    CULTURA      -   TELECOMUNICACIONES         -

Colombia                                                    2017

index_telecomunicaciones2_boton.jpg

index_tecnologia2_boton.jpg

index_empresarial2_boton.jpg

index_cultura2_boton.jpg

wpeF0.jpg (1167 bytes)

wpeED.jpg (1226 bytes)

index_turismo2_boton.jpg

index_principal3_boton.jpg

CONTACTENOS

INFORMAMOS.NET

Multimedios Publicitarios & Merchandising

 

mpm_boligrafo_vendome1

 

mpm_boligrafos_promocionales_ppal

 

souvenirs_1.jpg

 

INFORMAMOS.NET

 

llaveros_ppal.jpg

 

mpm_mug_pocillos_ppal

 

paraguas_ppal.jpg

 

wpe10B.jpg (3070 bytes)

 

wpe10C.jpg (2273 bytes)

 

wpe110.jpg (2206 bytes)

 

wpe114.jpg (2111 bytes)

 

wpe119.jpg (1412 bytes)

 

variedades_porta_cds_fabric2_ppal.jpg

 

mpm_puerto_usb_pp

 

mpm_set_dardos_ppal

 

mpm_gorras_ppal

 

mpm_radios_ppal

 

mpm_calculadoras_ppal

 

mpm_portatarjetas_ppal

 

mpm_mug_pocillos_ppal

 

mpm_portadocumentos_ppal

 

mpm_chaquetas_ppal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

INFORMAMOS.NET

2003

TELECOMUNICACIONES

EMPRESARIALES

TECNOLOGIA

SALUD

CULTURA

CONTACTENOS

PAGINA PRINCIPAL

CONSULTA POR EDICIONES

LIBROS: SECCION PERMANENTE

El dolor, mayor enemigo del sueño, es la causa más frecuente de visita al doctor y afecta al 100% de la población mundial

  • Bogotá, El dolor es la causa más frecuente de visita al doctor y afecta al 100% de la población mundial.
  • Esta "sensación altamente subjetiva y singular", definida por la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP) como "una desagradable experiencia sensorial y emocional, asociada o no a daño real o potencial de los tejidos", causa ansiedad, depresión, trastornos de sueño y, en general, un deterioro en la calidad de vida de quienes la experimenten por periodos prolongados.

De acuerdo con la explicación de los siquiatras, "el dolor no es una experiencia neutra: inunda la conciencia y se acompaña de sintomatología psíquica, como depresión y ansiedad". Por ello, la Organización Mundial de la Salud, OMS ha puesto mucho énfasis en la importancia de su tratamiento, ya que cuando se vuelve un mal crónico puede ser un desencadenante del suicidio.

El dolor crónico es un estado de enfermedad en sí mismo que dura semanas, meses o años sin tener una finalidad biológica de defensa, es decir como respuesta automática a un trauma (una herida o una cirugía). Este tipo de dolor está relacionado con enfermedades también crónicas como la artrosis, la artritis reumatoidea, las fibromialgias y dolores crónicos de columna, entre otras.

El dolor neuropático, es uno de los dolores más intensos que se presenta cuando hay realmente deterioro en el sistema nervioso central o periférico. Éste dolor tiene su origen en algún punto de la vía nerviosa y se manifiesta con sensaciones quemantes, de pesadez, de hormigueo o de entumecimiento en cualquier parte del cuerpo donde se haya presentado una lesión directa de los nervios. Así mismo, se caracteriza por ser intenso, episódico y, muchas veces, con alteraciones de la sensibilidad.

Entre este tipo de dolor están el de neuralgia del trigémino, la neuralgia post-herpética (dolor que se presenta luego de haber sufrido herpes), el dolor neuropático después de una amputación, que da la sensación de producirse en el miembro amputado (dolor del miembro fantasma), el que persiste tras un cáncer o el producido por procesos quimioterapéuticos.

Contrario al dolor causado por un golpe o una cirugía, el dolor neuropático tiene diferentes causas y síntomas. Además, puede aumentar con el paso del tiempo, en cambio de aminorar, como en otras afecciones.

De otra parte, el dolor neuropático afecta la vida de los pacientes en sus relaciones interpersonales y en su mundo laboral, haciendo que incluso muchos se vean obligados a solicitar incapacidades temporales o permanentes. "Este dolor aumenta el sufrimiento del individuo empeorando la sensación de abandono, impotencia, ansiedad y depresión, la cual puede también llevar a la irritabilidad y trastornos del apetito y del sueño, incapacidad para concentrarse o efectuar actividades normales", afirma el Dr. Addison Bolaños, Médico Neurólogo.

Varios especialistas coinciden en que la depresión y el sentimiento de desesperanza pueden hacer al paciente renuente a cumplir con los tratamientos, pensando que estos no van a tener éxito. Adicionalmente, la ansiedad y sus síntomas llevan a la desorganización y a que la persona no desarrolle estrategias para afrontar su enfermedad. Por ello, han sido grandes los esfuerzos para encontrar fórmulas que mitiguen el dolor neuropático, puesto que éste puede inducir a alteraciones siquiátricas después de tres meses de persistencia, entre otras razone, porque altera la calidad y el periodo de sueño.

Teniendo en cuenta que la calidad de vida de los pacientes con dolor neuropático es una de las mayores preocupaciones tanto de especialistas como de la familia y que su estado de ánimo influye en el tratamiento, es importante consultar con el médico para que sea quien indique las terapias farmacológicas adecuadas, las cuales también suelen apoyarse con tratamientos sicológicos.

Dormir, más que un placer…
Aunque todo parece indicar que el sueño es necesario para que el cuerpo descanse, los estudios han demostrado que tanto el cerebro como otros órganos del cuerpo se mantienen muy activos durante la noche. Por ello las apneas (interrupción, voluntaria o no, de la respiración), los movimientos de las extremidades y las pesadillas, así como la contaminación acústica pueden alterar completamente la estructura del sueño y convertir el placer de dormir en toda una pesadilla.

En general, entre el 12% y 25% de la población padece trastornos de sueño, cuyos orígenes pueden estar relacionados con el estrés, el envejecimiento, la enfermedad, el tratamiento con fármacos o el dolor. Alrededor del 45% de los pacientes con cáncer padecen este tipo de trastornos. Otros factores como las alteraciones gastrointestinales y genitourinarias, la fiebre, la tos y la fatiga, al igual que algunos medicamentos como los utilizados para controlar las náuseas y el vómito, aquellos prescritos para pacientes con disnea (dificultad de respirar), e incluso las vitaminas pueden alterar el dormir.

Según el Dr. Bolaños "Varias investigaciones revelan que las enfermedades relacionadas con el sueño (el insomnio y la excesiva somnolencia diurna), afectan del 20-50% de la población, y que el 60% de los enfermos ambulatorios psiquiátricos se quejan de trastornos del sueño". Estos problemas del dormir pueden tener incluso su causa en factores de hábitos y conducta como aumentar el tiempo que se pasa en la habitación, disminuir el ejercicio al aire libre o modificar los horarios y el ciclo de sueño/vigilia.

De otra parte, aunque no se ha determinado cuál es la causa y cuál el efecto, la realidad es que existe una relación entre el dolor y la falta de sueño. El dolor parece ser la razón más frecuente de alteraciones en el sueño. Enfermedades característicamente dolorosas como la fibromialgia (dolor músculo esquelético generalizado) la artritis reumatoide, los dolores dorsales y de cabeza son comúnmente razones de insomnio, despertares recurrentes, disminución del tiempo de sueño o sueño no reconstituyente; hay hipótesis que afirman que estas enfermedades también pueden ser las responsables de malestar y fatiga.

A la vez, de acuerdo con algunas estadísticas alrededor del 17% de los dolores que padecen los pacientes se deben a trastornos del sueño, así mismo no dormir adecuada o suficientemente hace que la tolerancia al dolor disminuya. De igual manera, la depresión y las alteraciones en el sueño pueden ser las causas del dolor.

Por esto, identificar y tratar tanto el tipo de dolor como los trastornos del sueño, así como sus correlaciones psiquiátricas puede ser de valor en el tratamiento de los síndromes dolorosos y psiquiátricos.

Algunas prácticas experimentales con personas sanas a quienes se les ha perturbado el sueño han presentado como resultado debilidad músculo-esquelética, la cual mejora después de un sueño normal y reparador. De acuerdo con estas pruebas, se ha demostrado que el sueño tiene potenciales efectos saludables en pacientes con dolores.

Teniendo en cuenta que las consecuencias de las perturbaciones del sueño pueden influir en los resultados terapéuticos, el Dr. Carlos Francisco Fernández, Presidente de la Asociación Colombiana Para el Estudio del Dolor, opina que en estos casos la atención médica debe enfocarse hacia el fomento de la calidad de vida y del descanso adecuado. Pues además de producir irritabilidad y bajo desempeño durante el día, la falta de sueño persistente aumenta el riesgo de desarrollar ansiedad o depresión clínicas. Así mismo, la ausencia de sueño por más de cinco días produce alucinaciones, pérdida de memoria y signos cercanos a la psicosis.

Mejorar sus condiciones
La calidad de vida de los pacientes con dolor es menor que en quienes, aun con enfermedades crónicas, no lo padecen. El dolor perjudica a las personas en cuatro aspectos fundamentales como son el físico, el psicológico, el social y el espiritual. De igual forma, altera la vida de sus familiares y personas cercanas, quienes comparten el dolor y el sufrimiento. Ellos también pierden el control y experimentan estrés tanto por compartir el sentimiento como por los cuidados que en sí requiere la persona enferma y la carga socioeconómica que la enfermedad implique.

"En algunos casos, los familiares que cuidan al enfermo dudan en administrar las dosis adecuadas de analgésicos opioides por temores infundados o mitos sobre la tolerancia, dependencia y riesgo de depresión respiratoria. Por esta razón es importante que el cuerpo médico a cargo del paciente informe a la familia que en la mayoría de los casos el dolor puede ser aliviado con seguridad y eficacia" Afirma Fernández.

En enfermedades con dolor crónico quienes rodean al paciente juegan un papel importante en su cuidado. Entonces el diálogo entre pacientes, familiares y profesionales de la salud experimentados en el manejo del dolor, puede marcar la diferencia al momento de tratar de mantener su calidad de vida.

El dolor neuropático no se mitiga con terapias tradicionales y por esto para su tratamiento se consideran medicamentos de primera línea como los antidepresivos, pero su uso es limitado debido a que entre sus efectos secundarios está el riesgo de una complicación cardiovascular.
Otros medicamentos utilizados son aquellos bloqueadores del sistema nervioso central, los cuales reducen la sensibilidad.

Los estudios sobre la eficacia y tolerabilidad de la Gabapentina (1) han demostrado sus ventajas, afirmando que su metabolismo no induce a la movilización de enzimas hepáticas y tampoco inhibe el metabolismo de otras drogas.

Así como otros medicamentos, se aconseja que al inicio se administren dosis bajas tres veces al día, las cuales pueden ir aumentando.

El asunto más importante en el tratamiento del dolor es que padecer una enfermedad crónica no implica que se tenga que convivir con el dolor ya que éste se puede aliviar mediante procedimientos adecuados que ayuden a los pacientes a disfrutar un buen descanso y a mejorar su calidad de vida.

(1) Es un medicamento, consulte con su médico.

TELECOMUNICACIONES / EMPRESARIAL | TECNOLOGIA
SALUD | CULTURA
CONTACTENOS | PRINCIPAL

 

 

 

 

Todos los derechos reservados 2017 - Bogotá, D.C. - Colombia - Suramérica