INFORMAMOS.NETINFORMAMOS.NET - PARA QUIENES VIVEN LA INFORMACION
  PARA QUIENES VIVEN LA INFORMACION

NOVEDADES  EMPRESARIALES     -    TECNOLOGIA      -   SALUD     -    CULTURA      -   TELECOMUNICACIONES         -

Colombia                                                    2016

index_telecomunicaciones2_boton.jpg

index_tecnologia2_boton.jpg

index_empresarial2_boton.jpg

index_cultura2_boton.jpg

wpeF0.jpg (1167 bytes)

wpeED.jpg (1226 bytes)

index_turismo2_boton.jpg

index_principal3_boton.jpg

CONTACTENOS

Multimedios Publicitarios & Merchandising

 

mpm_boligrafo_vendome1

 

mpm_boligrafos_promocionales_ppal

 

souvenirs_1.jpg

 

INFORMAMOS.NET

 

llaveros_ppal.jpg

 

mpm_mug_pocillos_ppal

 

paraguas_ppal.jpg

 

wpe10B.jpg (3070 bytes)

 

wpe10C.jpg (2273 bytes)

 

wpe110.jpg (2206 bytes)

 

wpe114.jpg (2111 bytes)

 

wpe119.jpg (1412 bytes)

 

variedades_porta_cds_fabric2_ppal.jpg

 

mpm_puerto_usb_pp

 

mpm_set_dardos_ppal

 

mpm_gorras_ppal

 

mpm_radios_ppal

 

mpm_calculadoras_ppal

 

mpm_portatarjetas_ppal

 

mpm_mug_pocillos_ppal

 

mpm_portadocumentos_ppal

 

mpm_chaquetas_ppal

 

Multimedios Publicitarios & Merchandising

 

INFORMAMOS.NET

Sufrir una enfermedad terminal no tiene que llevarlo a convivir con el dolor. Un tratamiento adecuado puede ayudarle...

  • Un tratamiento adecuado puede ayudarle...
  • Según datos de la Organización Mundial de la Salud, OMS, más de cuatro millones de pacientes con cáncer en el mundo mueren cada año sin haber tenido un adecuado control del dolor.
  • El dolor es el principal enemigo del paciente con algún tipo de enfermedad terminal, y lograr aliviarlo, es para el médico su principal reto.
  • Los pacientes en etapa terminal, sufren de un dolor crónico, permanente, estable, que muchas veces sus médicos son capaces de controlar con el tratamiento; no obstante, no logran siempre aliviar por completo su sufrimiento, debido a que en estos pacientes coexiste el dolor crónico junto con incrementos agudos e intermitentes en el nivel del dolor, que se presentan hasta en el 86 % de estos enfermos.
  • De acuerdo con estudios realizados por la Asociación Internacional para el estudio del Dolor, en el que se han evaluado entre 1.000 y 1.200 pacientes con cáncer, se ha encontrado que el 92.5% padece uno o más dolores causados directamente por la enfermedad y un 20.8% padece dolores causados por la terapia antineoplásica.
  • De acuerdo con las investigaciones, el 39.7% de los pacientes con algún tipo de cáncer, sufren de dolor neuropático.
  • En promedio, el 75% de pacientes en estado terminal sufren de dolores neuropáticos.

De acuerdo con investigaciones realizadas por institutos especializados en el estudio y tratamiento del dolor a nivel mundial, entre el 60 y 80% de los enfermos con cáncer avanzado padecen de dolor moderado a severo, presentando mayor frecuencia los pacientes de cáncer óseo y un poco menor en pacientes con leucemia. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, OMS, más de cuatro millones de pacientes con cáncer en el mundo mueren cada año sin haber tenido un adecuado control del dolor.

En pacientes con cáncer el dolor aumenta a medida que progresa la enfermedad siendo uno de los factores que más afecta su calidad de vida. Se ha demostrado que, aunque el dolor no puede eliminarse por completo, el uso adecuado de terapias alivia eficazmente un alto porcentaje de pacientes, mejorando sus condiciones en todas las etapas de la enfermedad.

Obstáculos para el alivio...No hay que convivir con el dolor
El desconocimiento de algunos productos lleva a que no se prescriban medicamentos aprobados y comprobados en pacientes con dolor neuropático en cáncer, el miedo a suministrar altas dosis, tratamientos costosos y dificultades de acceso a los tratamientos que pueden resultar más adecuados, son algunas de las limitaciones que conllevan a que el control del dolor en pacientes con cáncer no tenga la cobertura apropiada.

De otra parte, el conocimiento inadecuado sobre el control del dolor, una evaluación deficiente del mismo, el temor a que el paciente desarrolle adicción o tolerancia a ciertos productos, así como la preocupación por los efectos secundarios, pueden determinar una terapia poco eficaz.

Otras veces los pacientes no quieren reconocer que sufren dolor porque temen que esto implique que la enfermedad está empeorando o porque no cumplen con las dosis indicadas. Igualmente, temen desarrollar adicciones o eventuales efectos secundarios.

Por todo ello, la flexibilidad es la clave para lograr un buen control del dolor de cáncer. Es importante reconocer que en esta enfermedad varían los diagnósticos y etapas de la enfermedad, los niveles de dolor, las respuestas a sus terapias y, por supuesto, los mecanismos de control del dolor. Es entonces recomendable una estrategia clínica para mantener una información clara y oportuna sobre los dolores que pueda estar experimentando el paciente. Para ello, se recomienda indagar con él y su familia sobre las prácticas que utilizan para mitigar sus dolencias. Tener un conocimiento claro de las condiciones del paciente y su familia ayuda a brindar opciones acordes con su situación y una orientación adecuada para el manejo de su dolor.

Animar al paciente para que sea participante activo de su propio cuidado, asegurarle que hay muchos caminos eficaces para su alivio, compartir con otros clínicos que traten en el paciente la evaluación y el control del dolor y conocer las reglamentaciones estatales y locales sobre substancias controladas, son algunas de las medidas que contribuyen a una mejor calidad de vida del paciente.

CANCER Y DOLOR NEUROPATICO
Según el Dr. Carlos Francisco Fernández, Presidente de la Asociación Colombiana Para el Estudio del Dolor, “el dolor relacionado con el cáncer puede tener origen en los tratamientos propios de la enfermedad como la quimioterapia, la terapia de radiación o la cirugía, o presentarse por el daño de los nervios y/o las estructuras nerviosas encargadas de transmitir el dolor, si el cáncer compromete el sistema nervioso (nervios o médula).

El dolor resultante de la propia enfermedad puede dividirse en dolor Nociceptivo – descrito como un dolor agudo, punzante o vibrante causado por daño en los tejidos—, y dolor Neuropático – aquel que se presenta cuando hay realmente deterioro en el sistema nervioso central o periférico, y éste se manifiesta con sensaciones quemantes, de pesadez o de entumecimiento--. Este dolor aumenta progresivamente en la medida en que avanza la enfermedad, pues se ha determinado que entre un 20 y 50% de los pacientes lo sufren en el momento en que son diagnosticados, mientras que su presencia cuando la enfermedad está avanzada o en estado terminal alcanza una cifra media del 75%.

La Organización Mundial de la Salud, ha determinado una escala ascendente de tres niveles para el control del dolor, mediante la cual – una vez establecida la severidad de éste--, se define el tipo de analgésicos que deben ser suministrados.

Entonces, en el nivel 1, para dolores leves, se recetan analgésicos como acetaminofén o antiinflamatorios no esteroides – estos en caso de inflamación –.

Aun cuando estos productos se venden sin fórmula médica, es necesario informar al doctor acerca de cualquier dolor que se manifieste para buscar el tratamiento más adecuado y vigilar cualquier efecto secundario adverso que se pueda presentar, especialmente de tipo renal o gastrointestinal.

La mayor parte de los pacientes de cáncer requieren analgésicos de nivel 2 ó 3 para controlar dolores moderados a severos.

Para el control del dolor neuropático
De acuerdo con los expertos, del 85 al 95% del dolor producido por cáncer puede aliviarse efectivamente usando medicamentos orales. Entre un 5% y 15% de pacientes pueden necesitar una vía diferente de administración. Los medicamentos por vía oral resultan ser el método más conveniente y económico.

Otros tratamientos
Se encuentran situaciones aisladas, especialmente de enfermos terminales, en las que es necesario recurrir a técnicas más agresivas como el bloqueo nervioso, las estimulaciones eléctricas la neurocirugía o la radiación, entre otras.

El control eficaz del dolor se logra mejor con una estrategia de equipo que abarque a los pacientes, a sus familias, a los médicos y proveedores del cuidado de la salud. Lo verdaderamente importante es entender que hay muchas opciones para que entre médico y paciente encuentren la terapia apropiada para controlar el dolor.

                                      

TELECOMUNICACIONES / EMPRESARIAL | TECNOLOGIA
SALUD | CULTURA
CONTACTENOS | PRINCIPAL

 

 

 

[bottom.htm]