INFORMAMOS.NETINFORMAMOS.NET - PARA QUIENES VIVEN LA INFORMACION
  PARA QUIENES VIVEN LA INFORMACION

NOVEDADES  EMPRESARIALES     -    TECNOLOGIA      -   SALUD     -    CULTURA      -   TELECOMUNICACIONES         -

Colombia                                                    2016

index_telecomunicaciones2_boton.jpg

index_tecnologia2_boton.jpg

index_empresarial2_boton.jpg

index_cultura2_boton.jpg

wpeF0.jpg (1167 bytes)

wpeED.jpg (1226 bytes)

index_turismo2_boton.jpg

index_principal3_boton.jpg

CONTACTENOS

Multimedios Publicitarios & Merchandising

 

mpm_boligrafo_vendome1

 

mpm_boligrafos_promocionales_ppal

 

souvenirs_1.jpg

 

INFORMAMOS.NET

 

llaveros_ppal.jpg

 

mpm_mug_pocillos_ppal

 

paraguas_ppal.jpg

 

wpe10B.jpg (3070 bytes)

 

wpe10C.jpg (2273 bytes)

 

wpe110.jpg (2206 bytes)

 

wpe114.jpg (2111 bytes)

 

wpe119.jpg (1412 bytes)

 

variedades_porta_cds_fabric2_ppal.jpg

 

mpm_puerto_usb_pp

 

mpm_set_dardos_ppal

 

mpm_gorras_ppal

 

mpm_radios_ppal

 

mpm_calculadoras_ppal

 

mpm_portatarjetas_ppal

 

mpm_mug_pocillos_ppal

 

mpm_portadocumentos_ppal

 

mpm_chaquetas_ppal

 

Multimedios Publicitarios & Merchandising

 

INFORMAMOS.NET

La mujer un punto negro en el mundo de la enfermedad mental...Todo lo que una mujer debe saber...

  • "La mujer es el negro del mundo", decía John Lennon, y si esa mujer presenta un desorden psiquiátrico más "negro" será.
  • En las mujeres, la depresión causa aproximadamente el 30% de las discapacidades que resultan de las enfermedades psiquiátricas, mientras que la proporción es solo del 12.6% en los hombres.
  • Estudios epidemiológicos demuestran que la depresión es por lo menos, dos veces más común en la mujer que en el hombre; aparece en forma más temprana y más precoz, que lo que se observaba hace años (edad de comienzo entre los 13 y 15 años), teniendo su máxima prevalencia durante los años fértiles, con picos en la primera menstruación (menarca), el puerperio (posparto) y la perimenopausia (periodo transitorio de tiempo antes de que la menstruación pare), que constituyen precisamente, los períodos caracterizados por una mayor vulnerabilidad social, psicológica y hasta biológica de la mujer.
  • Antes de la adolescencia, casi no hay diferencia en la incidencia de depresión entre los niños y las niñas. Pero entre las edades de 11 y 13 años hay un alza precipitada en la incidencia de depresión en las niñas. Al llegar a los 15 años, las mujeres tienen una probabilidad dos veces mayor que los varones de haber experimentado un episodio depresivo serio.
  • El cuadro en la mujer suele ser más prolongado que en el hombre y tener una menor tasa de remisión espontánea lo cual, junto a los factores antes mencionados, puede contribuir a su cronicidad.
  • El embarazo no protege contra la depresión, como tampoco es un período de bienestar emocional idealizado, según las míticas creencias, ya que un 10 % de las embarazadas padece de depresión.
  • La temprana, intervención puede ayudar a prevenir el significativo deterioro biológico, social y psicológico que a menudo suele ocurrir en los primeros años de inicio de un desorden sicótico. Pfizer S.A. hace un llamado de prevención.

La vida está llena de altas y bajas. Pero cuando las "bajas" duran demasiado o afectan su capacidad para desempeñarse en su rutina diaria, es posible que usted tenga una enfermedad común, pero muy seria: depresión.

La depresión clínica afecta su estado de ánimo, su condición mental y física, y su comportamiento. En USA, se han realizado estudios que demuestran que cada año aproximadamente 19 millones de personas - uno de cada diez adultos - sufren de depresión. Casi un 60% de esas personas no obtienen la ayuda que necesitan. Con tratamiento, se alivian los síntomas en más de un 80% de los casos. Sin embargo, como a menudo pasa desapercibida, la depresión sigue siendo una causa de sufrimiento innecesario. La depresión es una enfermedad incapacitante. Ocurre tanto en mujeres como en varones, pero la tasa de incidencia en la mujer es casi el doble que en el hombre.

¿Por qué se deprimen las mujeres?
Hay diferentes factores que pueden influir para que una mujer se deprima.

1. Adolescencia
Antes de la adolescencia, casi no hay diferencia en la incidencia de depresión entre los niños y las niñas. Pero entre las edades de 11 y 13 años hay un alza precipitada en la incidencia de depresión en las niñas. Al llegar a los 15 años, las mujeres tienen una probabilidad dos veces mayor que los varones de haber experimentado un episodio depresivo serio. Esto ocurre en un momento durante la adolescencia en el que los roles y las expectativas cambian drásticamente. Los factores de estrés durante la adolescencia incluyen la formación de una identidad, la sexualidad en desarrollo, la separación del adolescente de los padres, y la toma de decisiones por primera vez. Todo esto se suma a otros cambios físicos, intelectuales y hormonales. Estos factores de estrés son generalmente diferentes para los varones, y en las mujeres pueden estar relacionados con la mayor incidencia de depresión. Hay estudios que demuestran que durante el bachillerato las niñas tienen tasas de incidencia más altas de depresión, trastornos de ansiedad, trastornos de alimentación, y trastornos de desajuste emocional que los varones.

2. Edad adulta: Relaciones interpersonales y roles en el trabajo.
El estrés en general puede contribuir a la depresión en las personas que están predispuestas biológicamente a la enfermedad. Algunos investigadores proponen la teoría de que la alta incidencia de depresión en la mujer no se debe a una mayor vulnerabilidad, sino a las situaciones de estrés que muchas mujeres enfrentan. Estos factores de estrés incluyen las responsabilidades primordiales en el hogar y el trabajo, ser madre soltera, el cuidado de los niños y padres ancianos.

Tanto en las mujeres como en los hombres, la incidencia de depresión grave es mayor para los separados y divorciados, y menor para los casados; pero mayor para las mujeres en ambos casos. La calidad de un matrimonio, sin embargo, puede contribuir significativamente a la depresión. Se ha demostrado que la falta de una relación de intimidad y confianza, en combinación con problemas maritales graves, están relacionados con la depresión en la mujer.

3. Acontecimientos relacionados con la sexualidad femenina 
Estos acontecimientos incluyen el ciclo menstrual, el embarazo, el puerperio (posparto), la infertilidad, la menopausia y, a veces, la decisión de no tener hijos. Estos acontecimientos causan fluctuaciones en el estado de ánimo y en algunas mujeres incluye la depresión. Los investigadores han confirmado que las hormonas afectan las substancias químicas del cerebro que controlan las emociones y los estados de ánimo.

  • Síndrome Premenstrual
    Más del 75% de mujeres en edad reproductiva, sufren algunos síntomas durante el periodo premenstrual; más de 100 síntomas distintos han sido caracterizados. Muchas mujeres experimentan ciertos cambios físicos y de comportamiento asociados con las distintas fases del ciclo menstrual. El 60,3% de las pacientes refieren empeoramiento del humor en el premenstruo. Este empeoramiento disminuye durante la menstruación y es, prácticamente, ínfimo durante el resto del ciclo. En algunas mujeres, estos cambios son severos, ocurren regularmente, e incluyen estados de depresión, irritabilidad, y otros cambios emocionales y físicos. Estos cambios, conocidos también como síndrome premenstrual o trastorno disfórico premenstrual, típicamente comienzan luego de la ovulación y gradualmente se intensifican hasta que comienza la menstruación. Los científicos están explorando cómo el ciclo de altas y bajas, en la concentración del estrógeno y otras hormonas, pueden afectar los procesos químicos del cerebro relacionados específicamente con los trastornos depresivos.
  • Postparto
    Según estudios la depresión puerperal, cuya frecuencia oscila entre el 10 y 15 %, presentándose en el 80% de los casos dentro de las seis semanas después del parto, suele tener una duración de seis a nueve meses. Las fluctuaciones en el estado de ánimo durante el puerperio pueden variar desde "bajas" pasajeras del estado de ánimo que ocurren inmediatamente después del parto, hasta episodios de depresión grave que se transforman en depresiones severas, discapacitantes y psicóticas. De cada dos pacientes que han padecido depresión puerperal, una de ellas va a volver a padecerla. Hay estudios que sugieren que las mujeres que experimentan depresión grave luego del parto a menudo han tenido episodios previos de depresión, aunque éstos pueden no haber sido diagnosticados y la paciente no haber recibido tratamiento.

El embarazo (si es deseado) raramente es un factor contribuyente a la depresión, y el aborto no parece aumentar la incidencia de la depresión. Las mujeres que tienen problemas de infertilidad pueden experimentar extrema ansiedad o tristeza, pero no se ha determinado si esto contribuye al aumento de la incidencia de la depresión. Además, la etapa de ser madre puede ser una de alto riesgo para la depresión por el estrés y las exigencias que conlleva.

  • La Menopausia
    En general, no representa un aumento en el riesgo de la depresión. De hecho, hay estudios que han demostrado que la depresión durante la menopausia, aunque anteriormente se consideró como un trastorno específico, no es diferente a la de otras edades. Las mujeres más propensas a sufrir de depresión durante esta etapa son aquellas con un historial de episodios depresivos previos

4. Victimización
Hay estudios que demuestran que las mujeres que fueron acosadas o maltratadas sexualmente en su niñez tienden más a sufrir de depresión clínica en algún momento de su vida en comparación con las que no tuvieron esa experiencia. Además, varios estudios muestran una mayor incidencia de depresión entre las mujeres que fueron violadas en la adolescencia o en la edad adulta. Estas observaciones son muy importantes, ya que más mujeres que hombres han sido víctimas del abuso sexual en la niñez. Las mujeres que han sido víctimas de otras formas comunes de maltrato, como el maltrato físico o el acoso sexual en el trabajo, pueden también tener una mayor incidencia de depresión. El maltrato puede llevar a la depresión porque baja la autoestima y causa tristeza, culpabilidad y aislamiento social. Es posible que existan factores de riesgo para la depresión de tipo biológico y ambiental, como la crianza en una familia disfuncional.

5. Pobreza
Las mujeres y los niños representan el 65% de la población que vive en situación de pobreza en USA. La pobreza trae consigo muchos factores de estrés como el aislamiento, la incertidumbre, los acontecimientos negativos frecuentes y el poco acceso a los recursos de ayuda. La tristeza y la falta de entusiasmo son comunes entre las personas de ingresos bajos y entre aquéllas que no tienen apoyo social.

6. La depresión en la tercera edad
"Hace algún tiempo, se pensaba que las mujeres eran particularmente susceptibles a la depresión, cuando los hijos se iban de la casa y ellas enfrentaban el "síndrome del nido vacío", sintiendo una pérdida profunda de propósito e identidad. Al igual que en los grupos más jóvenes, más mujeres que hombres padecen de depresión en la vejez" Afirma el Psiquiatra Rodrigo Córdoba.

Similarmente, en todas las edades, el no estar casado (incluyendo la viudez) es un factor de riesgo para la depresión. Lo más importante es que la depresión no se debe considerar como una consecuencia normal de los problemas físicos, sociales y económicos que se enfrentan en la tercera edad. Aproximadamente 800,000 personas quedan viudas cada año. En su mayoría estas personas son mujeres de mayor edad, y presentan un cuadro de síntomas depresivos bien variado. La mayoría no necesita tratamiento, pero aquellas con tristeza moderada o severa parecen mejorarse al asistir a grupos de apoyo o recibir otros tratamientos psicosociales.

Sin embargo, una tercera parte de las personas viudas, sean hombres o mujeres, tienen un episodio de depresión grave en el primer mes luego de la muerte del cónyuge, y la mitad de éstas permanecen clínicamente deprimidas por un año.

Los problemas específicos de las mujeres en relación a su salud no sólo dependen de determinantes biológicos, sino también de la época histórica y del tipo de sociedad en que las mujeres viven y enferman. En los países desarrollados, las mujeres mueren a edades más avanzadas que los hombres, pero enferman más. Actualmente, el concepto de salud, aparte del punto de vista físico, engloba también otros aspectos como el bienestar psíquico y social. Es por ello que los epidemiólogos consideran que el sexo no constituye por sí mismo un factor de riesgo, pero que el papel social atribuido a cada sexo hace variar el grado de exposición a los factores de riesgo, provocando un patrón desigual ante la enfermedad. La incorporación de la mujer al proceso productivo, fundamentalmente en los sectores secundarios y de servicios y en puestos de baja cualificación, implica una serie de riesgos laborales específicos para su salud.

No hay persona de nación o población alguna que no corra riesgo de sufrir un trastorno mental.

La temprana, intervención puede ayudar a prevenir el significativo deterioro biológico, social y psicológico que a menudo suele ocurrir en los primeros años de inicio de un desorden sicótico.

Para tener en cuenta: La depresión no es una simple tristeza, es una enfermedad dramática que puede llevar a la muerte; aproximadamente cada 40 segundos una persona se suicida en el mundo

Es hora de que todos trabajemos por la vida, consulte con el especialista

Línea de atención al paciente: 018000 912967 - 018000 116040

TELECOMUNICACIONES / EMPRESARIAL | TECNOLOGIA
SALUD | CULTURA
CONTACTENOS | PRINCIPAL

 

 

 

[bottom.htm]